10 prendas de vestir que no deben faltar en tu armario.

Una vez una amiga me dijo: “Ese vestido negro te va a salvar la vida”, y así fue. No es que mi vida corriese peligro por no tenerlo, pero ese vestido negro me salvó. Hay ciertas prendas que no pueden faltar en el closet de una mujer porque simplemente funcionan como comodines para toda ocasión.

Sí, hablamos de esos clásicos que nunca pasan de moda, que se combinan con todo y que aplican casi para cualquier tipo de actividad. No te pierdas las 10 prendas que SÍ o SÍ deberías tener en tu armario.

1. Cartera negra

Una cartera negra te salva, tenés que tenerla a mano ¡siempre! Combina con todo y la podés usar sin parar. Sin dudas es de esos must de tu ropero.

2. Leggings

Son súper cómodas y van prácticamente con todo. Para trabajar, para salir a cenar e incluso para una reunión más elegante. Aprendé a combinarlas y te van a salvar en cualquier ocasión.

3. Zapatos de fiesta.

Para no salir corriendo a buscar zapatos de fiesta prestados, siempre tenemos que tener un par en casa. Negros, dorados o plateados: sean del color que sean, ¡tienen que estar en tu placard!

4. Camisa

Hace un tiempo se pusieron de moda y parece que llegaron para quedarse. Una camisa siempre queda elegante y te ayuda a estar más arreglada sin tener que pensar demasiado. Haceme caso y tenela a mano, es un clásico necesario.

5. Campera de cuero

La campera de cuero se volvió un infaltable en los últimos años, acompaña bien cualquier vestuario y te viste de día y de noche. ¿Ya tenés la tuya?

6. Blazer

¡Un blazer te viste siempre! No podés no tenerlo, es ideal para cuando elegís un look informal y querés levantar un poco el estilo.

7. Jean

Un clásico entre clásicos. Nada como unos buenos jeans para estar siempre bien vestida. Te lo aseguro: nunca falla.

8. Botas

Cuando tenemos algo lindo en los pies el resto no importa. Seguro tenés un par de botas de esas que amás y que te quedan bien con todo. Ese calzado que sí o sí tienen que estar en tu ropero, esas que funcionan como comodín y que siempre te hacen sentir una diosa.

9. Tapado

Elegí el tapado del color que vos quieras, pero tenés que tener uno. Ya llega el invierno ¡y lo vas a necesitar!

10. Short de jean

El short de jean es de esas prendas clásicas que no podés no tener. Cortos, largos, desflecados, existen de todos los tipos. Lo que nos encanta es que hace un tiempo empezamos a verlo por las noches, así que no sólo es una prenda de playa o verano, sino que también lo podés usar para salir. ¿Ya tenés el tuyo?

Seguro estés repasando tu ropero para comprobar cuál de estas 10 prendas clásicas te está faltando. Si todavía no completaste tus básicos no esperes más, ¡los vas a necesitar! Contanos, ¿cuáles son esos infaltables en tu ropero?

8 problemas de salud por usar ropa ajustada

Existe una frase popular que muchas personas siguen al pie de la letra: “De la moda, lo que te acomoda”, sin embargo, más que fijarse en la apariencia, las personas deberían poner más atención en su salud, ya que algunas tendencias como la ropa ajustada ocasionan problemas de salud.

De acuerdo con diferentes investigaciones y especialistas, la ropa ajustadacausa daños a nivel general, por lo que se debe limitar su uso si se quiere tener una buena calidad de vida.

¡Dile sí a la ropa cómoda!

Si eres de las personas que utilizas pantalones ajustados, ropa de cuero o simplemente leggings o mallas en todo momento, es necesario que analices si sientes algunos malestares que antes no tenías y que pueden ser causa del uso de la ropa ajustada.

1. Entumecimiento. De acuerdo con Nicholas Morrissey, cirujano vascular con NewYork-Presbyterian Hospital y de Columbia University Medical Centerdetalla que al usar ropa ajustada por mucho tiempo, las personas suelen presentar adormecimiento en los muslos y el riesgo de padecer enfermedad venosa.

2. Síndrome de los pantalones apretados. John Michael Li, neurólogo de laUniversidad de Rush Medical Center en Chicago, asegura que las personas sienten malestar abdominal, ardor de estómago y eructos después de un tiempo de usar ropa ajustada.

3. Alteración en la digestión. Orly Avitzur, asesor médico de Consumer Reports, menciona que cuando la ropa presiona el abdomen no se digiere correctamente la comida, sobre todo en aquellas personas que padecen acidez, reflujo o ardor de estómago.

4. Mareos y desmayos. El uso frecuente de ropa ajustada ocasiona problemas de respiración, sudoración y desmayos, así como dolor de cabeza, visión borrosa.

5. Infecciones vaginales. El uso de ropa interior o externa que está muy ajustada favorece el desarrollo de infecciones por levaduras como la cándida, debido a la falta de circulación de aire en esta zona húmeda.

6. Problemas cardiovasculares. De acuerdo con la Fundación Española del Corazón, el uso de prendas ajustadas dificulta la circulación sanguínea en todo el cuerpo, lo cual favorece el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

7. Úlceras. Richard Bricknell, director de la Clínica de Fisioterapia de Bristol, en Inglaterra, señala que el uso constante de fajas empuja los ácidos gástricos a la garganta, que con el tiempo pueden convertirse en úlceras.

8. Acumulas toxinas. En una investigación estadounidense llamada “Bra and Breast Cancer Study” se menciona que usar un sostén apretado favorece la acumulación de líquidos, blandura de tejido y la formación de quistes malignos, debido a que el cuerpo no puede eliminar las toxinas correctamente.

De esta manera, lo mejor es utilizar ropa de nuestra talla y elegir de la moda lo que nos haga lucir bien y que no dañe nuestra salud. Y tú, ¿utilizas ropa ajustada todo el tiempo?

Como elegir bien tu sujetador o brasier !!!

A todas nos ha pasado: te has comprado un sujetador y, al probártelo en casa, no te valía. Te queda pequeño, se te clava, no consigues colocar bien los aros o quizás te queda tan grande que no vas cómoda. No es fácil saber cuál es tu talla de sujetador; sigue estos consejos para averiguarlo o ponte en las manos de un experto en moda íntima. Notarás la diferencia.

95, 100, 85… Son las cifras que tenemos en mente cuando llegamos a la tienda de lencería a comprar un sujetador. Es la talla que hemos llevado ‘toda la vida’, y no hay quien nos saque de ahí, por mucho que hayamos fallado en repetidas ocasiones y nos hayamos llevado algún que otro disgusto.

Elegir talla de sujetador es más complicado de lo que parece; de hecho, diversos estudios desvelan que en torno a un 70% de mujeres españolas lleva una talla equivocada de sostén, ya sea en contorno o en copa.

Y es que estas son las dos medidas que se tienen que tener en cuenta a la hora de adquirir un sujetador; si te fijas bien, en la talla siempre aparece una cifra (de la 85 en adelante, que corresponde al contorno) acompañada por una letra (de la A a la D, que corresponde a la copa).

Para saber cuál es nuestro contorno, hemos de medirnos con una cinta métrica justo por debajo del pecho y, al resultado, sumarle 15 (dado que en España se utiliza el tallaje francés). Es decir, un contorno medido del 75 da como resultado un 90 en lo que respecta a la talla. Por lo tanto, el contorno no nos dice si el pecho es grande o pequeño, dado que también tiene en cuenta el tamaño del tórax.

Si queremos averiguar la copa, mediremos la zona más voluminosa del pecho desde los pezones hacia la espalda. Una vez obtenida las dos medidas, hemos de restar la cifra más grande (la segunda que hemos tomado) a la del contorno. Si obtienes entre 10 y 15, tu copa será una A; entre 15 y 18, una B; entre 18 y 21, una C; entre 21 y 24, una D y a partir de la 24, la D.

Todo esto lo puedes hacer tú o dejar que alguien experto en moda íntima te asesore, no solo en la talla sino en el diseño más apropiado. Con o sin aros, con o sin relleno, liso, con encajes, transparente, tipo bustier… son muchos los factores de un buen sujetador.

Como maquillar tus ojos si usas gafas.

¿Usas gafas? ¿Significa esto que tus ojos han de pasar despercibidos? Por supuesto que no. Sólo tienes que aprender a crear un llamativo maquillaje de ojos. Las mujeres que usan gafas, a veces pueden pensar que maquillar los ojos es una pérdida de tiempo, pero si se aplica el maquillaje de ojos correctamente, ni la gafa más gruesa del mundo podrá esconder unos ojos bonitos.

Los ojos pueden ser las ventanas del alma, pero muchas mujeres no saben como maquillarse para conseguir una mirada atractiva y bonita. Si además usan gafas graduadas, la tarea resulta particularmente difícil por lo que resulta útil conocer una serie de trucos que los expertos recomiendan.

Las monturas de hoy en día son mucho más elegantes y a la moda que hace unos años y permiten optar por un maquillaje apropiado para cada graduación y cada estilo de gafa, consiguiéndose resultados espectaculares. A continuación unosconsejos en función de la graduación y otras recomendaciones generales para maquillarse si usas gafas graduadas.

Consejos para maquillar tus ojos según la graduación que uses

Maquillaje en usuarios de gafas con miopía

  • Con gafas de miopía los ojos se ven más pequeños de lo que en realidad son. Necesitas agrandar los ojos.
  • Para ello puedes rizar y marcar las pestañas.
  • Intenta no usar demasiadas sombras oscuras y hazte fan de las sombras claras y con brillos.
  • Una buena opción es hacer una línea bastante marcada con el delineador para realzar los ojos y contrarrestar el efecto de que se te vean los ojos más pequeños. Asegúrate que delineas tus ojos por completo y puedes incrementar el grosor gradualmente a medida que llegas al extremo exterior.
  • Dos o tres capas de máscara de pestañas negra en las pestañas superiores también ayuda a abrir los ojos para un efecto más despierto y fresco.

Maquillaje en usaurios de gafas con hipermetropía

  • Con gafas de hipermetropía los ojos se ven más grandes de su tamaño real. Es el caso contrario a un miope.
  • Aplica tu maquillaje suavemente, y asegúrate de difuminar las sombras con cuidado ya que si cometes errores provocarás que las gafas magnifiquen cualquier fallo.
  • Para sombras de ojos, apuesta por tonos claros y neutros.
  • El eyeliner debería ser delicado y fino, con una única capa de máscara de pestañas será suficiente.
  • El objetivo es mantener el área de ojos suave y natural.

Consejos y trucos generales para maquillarse si usas gafas:

  • Es fundamental que a la hora de comprar tus gafas elijas lentes antirreflejantes que eliminarán los brillos consiguiendo así una transparencia que te permitirá lucir tus ojos sin barreras.
  • Utiliza productos de buena calidad y a ser posible hipoalergénicos para evitar alergias y alteraciones en los ojos. En la entrada publicada en este Blog sobre el maquillaje puede ser fatal para tu salud visual tienes más información sobre estos temas
  • Cuando escojas tu maquillaje, ten presente el estilo de tus gafas: si son decolores vivos no apliques sombras o lápiz de labios de colores muy estridentes o que no combinen entre sí. Si usas gafas gruesas, la mejor alternativa será un maquillaje natural. En cambio, si usas gafas al aire, puedes maquillarte prácticamente como quieras.
  • Las gafas resaltan todo lo que está cerca, como las cejas, nariz o el contorno de ojos. Unos ojos cansados se notan mucho más con gafas que sin ellas, puesto que se produce un efecto de “enmarcado” tipo cuadro. Por lo tanto, pon mucha atención en el estado de tus cejas.
  • Evita en lo posible el usar el delineador por la zona interior de las pestañas. Siempre es mejor  aplicarlo en la base de las pestañas pero por la parte externa para así evitar tapar unas glándulas muy importantes para la formación de la lágrima (glándulas de Meibomio). Además evitarás que te entren restos en el ojo y los ojos se estarán mejor porque se secarán menos.
  • Menos es más. Las gafas desvían mucha atención sobre tus ojos, así que lo mejor es realizar un maquillaje sencillo. Si recargas tus ojos, chocará con la montura y diseño de tus gafas, de manera que puede resultar exagerado. Elige mejor tonos neutros para sombras de ojos y eyeliners, y guarda los brillos y colores llamativos para los labios.

Historia del pantalón capri. #TBT

Marcó un antes y un después en la historia de la moda. Nos remontamos hasta los años cincuenta, cuando la mujer vió en el pantalón capri el salvavidas de su fondo de armario. Una revolución en el vestidor femenino que consiguió abrirse un hueco entre los incómodos corsés y los vestidos voluminosos.

¡ Y, voilá! Más de cincuenta años después las tops han vuelto a hacer del capri su pantalón estrella para looks de calle, citas bajo la luz de la luna o eventos formales -esta prenda es conocida como uno de los básicos de las modelos entre desfile y desfile-. Eso sí, este clásico se reinventa pintándose de infinidad de estampados: la brasileña Gisele Bündchen convierte su pantalón en un intenso jardín floral;  Rosie Hungington-Whiteley se decanta por un modelo romántico con estampado de flores, calados y volantes en el bajo; y Alessandra Ambrosio, fiel a su estilo casual,elige un modelo recto a rayas y lo combina con una camiseta básica blanca,sombrero y bolso en color caramelo y unas alpargatas para un look cómodo, ideal para viajar.

Una versión más actualizada de este clásico son los jeans boyfriend por encima del tobillo, tal y como los ha lucido Jessica Alba en más de una ocasión. En la imagen inferior los combina con una camisa básica de estilo masculino, botines ymaxibolso. Karolina Kurkova también apuesta por combinarlo con básicos aportando un toque glam al look gracias a sus salones a rayas. La it-girl rusa Miroslava Duma, sin embargo, se enfunda en el tradicional capri superajustado en gris.

Y si a alguien hay que agradecer la presencia del capri en nuestras vidas esa esSonja de Lennart, creadora de este modelo en 1948. Aunque no fue hasta los años 50 cuando Gloria Sachs, modelo de Balenciaga y Balmain -y diseñadora de ropa deportiva después-, descubrió esta prenda durante su luna de miel en la isla italiana de Capri. Un amor a primera vista que no dudó en llevarse de vuelta a Estados Unidos y que más tarde popularizaría la actriz Mary Tyler Moore en la serie El show de Dyck Van Dyke.

Pero quienes convirtieron esta prenda icónica en todo un hito fueron las divas que por aquel entonces brillaban en Hollywood: Marilyn Monroe le añadió la sensualidad; Audrey Hepburn hizo del pantalón capri una de las prendas más elegantes para la mujer en películas como Funny Face; Brigitte Bardot, apostó por los estampados para un resultado 100% femenino; y Jackie O. lo convirtió en un must para sus paseos en barco. Y no hay más que ver las siguientes imágenes para comprobar que todas ellas lo combinaban con básicos: camisas, tops, jersey de punto fino, zapato plano… Otro éxito para la ley del ‘menos es más’.

Y debido a la existencia de los tan conocidos ciclos en el mundo de la moda, tras un tiempo en el olvido, el poder del capri volvió con fuerza a mediados de los años 90 gracias a un clásico cinematográfico, Pulp Fiction. La escena clave que rescató esta prenda icónica del baúl de los recuerdos fue el baile que se marca Uma Thurman con John Travolta en un restaurante americano. Una aparición que los elevó a la categoría de cool y los hizo resurgir de nuevo de sus cenizas.
Si eres fiel a una de las prendas icónicas por excelencia, echa un vistazo alshopping que te proponemos, donde encontrarás distintas versiones: tejanos, estampados, a todo color… Elige tu favorito y únete al grupo de las celebrities con más estilo.

Y a ti, ¿te gusta el corte ‘capri’? ¿Crees que favorece y estiliza la silueta? O, por el contrario, ¿consideras que es apto solo para modelos o mujeres que poseen unas piernas infinitas? Si eres de las que los lleva, ¿cómo los combinas? Déjanos un comentario.

Historia del sombrero

Los primeros sombreros tienen sus orígenes en los imperios antiguos, en Egipto ya se utilizaban diversos tipos de tocados, pero uno de los más reconocidos antecedentes del sombrero fue el gorro frigio, un sombrero de origen persa que fue utilizado por los griegos para simbolizar que todo aquel que lo portara era un esclavo al que se le había otorgado su libertad. En Grecia también surgieron el Pilleus y el Petasus, siendo el petasus el primer sombrero que tenía ala.2

El sombrero surge como una necesidad para protegerse del sol y la lluvia, principalmente entre la comunidad productora. Los primeros sombreros eran fabricados principalmente de fieltro y de lana. Los sombreros de los antiguos eran generalmente blancos como lo observamos en muchos vasos pintados que nos quedan de la antigüedad. Sófocles hace aparecer a Ismena la más joven de las hijas de Edipoadornada con uno de estos sombreros cuando habiéndose escapado de Tebas fue aAtenas a juntarse con su padre.

En tiempos de Carlos VI de Francia comenzaron a usarse sombreros en el campo. En el de Carlos VIII se introdujo su uso en las ciudades pero tan solo en tiempo de lluvia. En el reinado de Luis XI ya se habían generalizado más y se llevaban en todo tiempo extendiéndose su uso a las naciones vecinas. Consta que Carlos IV de Francia llevaba sombrero de castor al hacer su entrada en Ruan en 1494. Este sombrero estaba forrado de terciopelo carmesí y llevaba en el remate una borla de hilo de oro.

Los grandes comenzaron luego a usarlos guarnecidos de plumas, cordones y otros adornos mientras el clero y la plebe continuaban llevando capillas o capirotes. Más adelante, el uso del sombrero fue generalizándose variando la forma según la época y hoy se usa comúnmente en todo el mundo civilizado.

  1. Los primeros sombreros

El origen del sombrero es muy antiguo y su uso y forma se han ido transformando a lo largo del tiempo. Uno de los primeros registros que se tiene de este accesorio es en las pinturas de las tumbas tebanas del siglo XVI a.C., en el que los egipcios aparecen con distintivos ornamentos en sus cabezas. Se cree que el gorro frigio ―muy similar al que usan los dibujos animados Los Pitufos―, un sombrero utilizado en la Antigua Grecia (siglo XII a.C.) y que más adelante se utilizó como símbolo de libertad, fue uno de los primeros sombreros propiamente dichos, pero sin alas. El primer registro del sombrero con alas data en realidad del siglo V a.C. en Grecia, el cual fue usado por viajeros y cazadores para protegerse del sol y de la lluvia.

  1. Siglo XIV-XVI

En el siglo XIV el sombrero también se utilizó en Europa por una necesidad de revelar status social y cultural durante el Renacimiento. Integrantes de la monarquía lo usaban para diferenciarse de otras clases sociales. Mientras la monarquía se distinguía con sombreros grandes y vistosos, hechos de terciopelo y adornados con cintas, piedras preciosas y plumas, el pueblo usaba capuchas, caperuzas o sombreros austeros y pequeños. En el siglo XVI, el éxito del sombrero de fieltro se expandió hacia el Imperio otomano, en donde usaban el fieltro de las alfombras para hacer el conocido fez o tarbush: los sombreros masculinos sin alas que constan de un cilindro con tapa

  1. Siglo XVII

Desde el siglo XVII, Francia comenzó a ser conocido como el centro de moda europeo. En esta época se pusieron de moda las pelucas ―tendencia iniciada por el rey Luis XIII de Francia― y por tanto los sombreros debían ser más anchos, incluso con alas más anchas, y eran adornados con gran variedad de plumas y encajes.

  1. Siglo XVIII

En el siglo XVIII, la ciudad de Milán comenzó a ser conocida como el lugar en donde se hacían los sombreros de mejor calidad para las mujeres. Las modistas de sombreros ganaron fama, no sólo por crear modelos únicos de sombreros y boinas, sino también por agregarles accesorios originales y elegantes para complementar cualquier atuendo.

En Francia, los sombreros para los hombres comenzaron a ser más sencillos durante el siglo XVIII. Predominó el estilo tricornio, es decir, con ala plegada alrededor de la cabeza y formando dos puntas, más conocido como el estilo utilizado por Napoleón. La Revolución Francesa (1789) puso fin al uso de las pelucas para los hombres, aunque los sombreros, muy sencillos, se continuaron usando.

Los sombreros ―al igual que las gorras, boinas, viseras, gorros, cofias y tocados, entre otros― no tienen sólo fines estéticos y de moda. También tienen usos funcionales: los utilizamos para protegernos del frío o del sol; los Cascos Azules de las Naciones Unidas los usan para identificarse como cuerpo de paz; los obreros de la construcción para protegerse de la caída de materiales duros; los militares los utilizan como distintivo de rango, cargo o nacionalidad; trabajadores del área de la medicina y la gastronomía lo usan por higiene, y otros los llevan por causas religiosas o como parte de uniformes.

Puedes leer aquí la segunda parte de la historia de los sombreros.

  1. Siglo XIX

Durante la primera mitad del siglo XIX, los sombreros femeninos seguían siendo ostentosos, decorados con cintas, flores, plumas y pieles. A finales del siglo, se introdujeron nuevos estilos, como las capelinas de ala ancha, y aún más pequeños, como los tocados.

El sombrero masculino seguía siendo muy sobrio. Se puso de moda el sombrero de copa alta ―también conocido como chistera o galera―, con copa recta y ala corta. A finales del siglo XIX, otro estilo se puso de moda para los hombres: el bombín, con copa redondeada y ala corta, muchas veces apenas doblada hacia arriba.

Un hito que marcó la historia del sombrero fue la creación de las máquinas de coser a mediados del siglo, lo que transformó la industria del sombrero y lo convirtió en un accesorio más masivo.

  1. 1900-1920

Las plumas hicieron furor durante este período, tanto así que las mujeres llegaron a utilizar sombreros con pájaros disecados. Pero pronto las protestas se hicieron escuchar, tanto en Estados Unidos como en Inglaterra, y este tipo de adornos dejaron de usarse.

Con la llegada de la Primera Guerra Mundial en 1914, la moda se vio influenciada por los nuevos tipos de trabajos que ejercían las mujeres. Muchas debían vestir uniforme y no podían utilizar gorros o sombreros durante el día. Por esto, necesitaron encontrar algo que las diferenciara y que rompiera con la monotonía de la vestimenta laboral. Es así que el sombrero pasó a ser un ícono de moda que las mujeres utilizaron para destacarse y destacar su atuendo.

En esa misma década, Chanel comenzó a diseñar sombreros de moda, pues notó la necesidad de las mujeres de lograr un estilo diferente y de identificarse entre las demás mujeres.

  1. 1920-1940

Hacia el año 1920, una nueva tendencia se instaló. La moda en el peinado femenino atravesó una revolución, y muchas mujeres comenzaron a llevar el cabello más corto, lo que no quedaba bien con sombreros grandes. Al detectar esto, los diseñadores y modistas comenzaron a crear sombreros más pequeños, redondeados, ceñidos a la cabeza y de ala corta. Estos podían ser sencillos, o con apliques de moñas, plumas, cintas, piedras o flores.

Ya durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), el uso del sombrero dejó de ser una norma de etiqueta. Muchos lo utilizaban por seguridad para sus trabajos, para cubrirse del frío o del sol. Mujeres de la alta sociedad los seguían utilizando, pero por estética y moda y no por norma. Es luego de que finaliza la Segunda Guerra Mundial que los diseñadores de sombreros comienzan a adquirir mayor fama y renombre.

  1. 1940-1960

En la décadas de los cuarenta, cincuenta y sesenta, el sombrero pasó a ser parte del vestuario femenino, el cual debía combinar con sus vestidos, o con los zapatos y la cartera. Más adelante pasó a ser un símbolo de distinción entre las celebridades, comoJacqueline Kennedy, Grace Kelly o Audrey Hepburn.

Durante este siglo, el sombrero tuvo muchos altibajos, usos y desusos, cambió de tamaño, de forma y de función. Ya a finales del siglo XX, el sombrero comenzó a perder notoriedad y en la década de los 90 se le dio muy poco uso.

  1. Siglo XXI

En este siglo es poco común que las mujeres usen sombrero a diario, a menos que sea para cubrirse del sol o del frío. Lo mismo sucede con los sombreros para hombres. Sin embargo, los diseñadores siguen creando sombreros para ocasiones especiales. Estos accesorios continúan teniendo sus adeptos, por ejemplo entre miembros de la realeza y algunas celebridades.

Importancia de los accesorios y complementos a la hora de vestir.

En la actualidad disponemos de un enorme surtido de complementos y accesorios tanto para mujer como para hombre, donde cada vez  tenemos más claro el papel de la importancia de los complementos y accesorios en nuestro vestir. Los hemos convertido en unas piezas fundamentales de cualquier estilismo, ya que, si su elección no es la correcta nos puede arruinar nuestro outfit.

Hoy en día, combinar, innovar, sorprender y enamorar a través de los complementos y accesorios se ha convertido en un fin en si mismo, y su buena combinación de calidades, texturas y diseños supone para muchos un verdadero quebramiento de cabeza. Los complementos y accesorios se ha convertido en piezas significativas de nuestra moda sobre los que la gente más se fija para reconocer el buen gusto y la elegancia, por lo que el éxito radica en saberlos llevar y combinar. Un look apriori soso y poco llamativo, al añadirle en su justa medida ciertos complementos y accesorios pueden cambiar por completo ese outfit final.

Significado de los Complementos y Accesorios

A diferencia de lo que muchos creen, los complementos y los accesorios no son ni significan lo mismo.

Los complementos hacen referencia a aquellos que son en cierta medida indispensables para la vestimenta y determinan por lo general el look, es decir, los bolsos, el calzado, los cinturones, las corbatas, etc.

En cambio, los accesorios, por decirlo de alguna manera, son los detalles que le damos al look para cerrarlo o completarlo, pero no son tan indispensables como los complementos (joyas, sombreros, fundas móviles, carteras, billeteros, pashminas, pañuelos, guantes, fulares, etc).

Lo fascinante de los complementos y accesorios es el gran juego que nos dan a la hora crear nuestros outfits, pues por cada complemento y accesorio de moda con el que se cuente, pueden servir para múltiples combinaciones, con la variedad de ropa que se tenga y así obtener un look distinto cada día y para cada ocasión.

Reglas de los complementos y accesorios

Hoy en día no es necesario al 100% que los guantes vayan acorde con el gorro o la bufanda, las carteras con los zapatos o el foulard, puesto que lo importante aquí es ser auténtico y combinar todos los elementos de tu outfit de acuerdo a tu sello personal y lo que quieras transmitir, entendiendo al complemento y accesorio como una vía más para transmitir tu estilo. Ahora te damos unos sencillos pero importantes consejos para con los complementos y accesorios:

  • Si que sería conveniente tener en cuenta una regla principal a la hora de llevar los complementos y accesorios: evitar que no le quiten protagonismo a la ropa que lleves y, si lo hacen, que sea por una buena causa.
  • A la hora de elegir complementos y accesorios debemos de tener en cuenta aspectos como nuestra silueta, altura, calidez, tipo de evento, temporada… y en función de ello y la indumentaria que decidamos llevar, seleccionar y complementar.

Los complementos y accesorios imponen el sello personal, marcan estilo y son la clave para realzar la elegancia

  • Unos complementos y accesorios de calidad también te ayudan en cierta medida a ahorrar, ya que puedes reciclar ropa de otras temporadas e ir a la moda sin necesidad de tener que renovar tu armario todos los años. En tu imaginación está el secreto.
  • No uses en total más de 3 accesorios en tu look, ya que sino puedes llegar a parecer un árbol de navidad.
  • No elijas complementos y accesorios excesivamente grandes, tienes que destacar tú y no los complementos.
  • Si dudas de si un complemento o accesorio te queda bien tras varias probatinas, no lo fuerces, mejor sin nada. Lo sencillo en moda se convierte muchas veces en lo más elegante (menos es más).
  • Huye de los materiales sintéticos que los deslucen y presta especial atención a la calidad de los complementos y accesorios. Los complementos y accesorios de calidad son un plus de estilo, te durarán mucho más y lo harán manteniendo sus cualidades e incorporando otras agradables con el paso del tiempo como una mayor suavidad, efecto retro, etc. Las personas notamos cuando otras llevan puesto complementos o accesorios que no son de una buena calidad, ya que se deforman más, pierden rápidamente sus colores originales, no te quedarán como un guante, etc.
  • Selecciona muy bien los complementos y accesorios prescindiendo de los que no estén de actualidad como las riñoneras, fundas de móvil para colocar en el cinturón, pequeños monederos para caballero, etc.
  • Te aconsejamos que no utilices los mismos complementos y accesorios especiales para el día como complementos y accesorios para la noche ni viceversa, excepto que realmente sean multiusos.
  • Lo más importante es sentirte cómodo e inspirado siempre con lo que llevas puesto. Sólo así mostrarás mayor naturalidad y por tanto, llevarás los complementos y accesorios con una mayor desenvoltura.

Nuestro consejo desde Pura Cepa® Style es que si todavía no lo hacéis, practiquéis y os esforcéis siempre antes de salir de casa, independientemente de si es para una salida casual o informal en tomaros vuestro tiempo para elegir bien los complementos y accesorios que vayan con nuestro outfit elegido. Sólo así, llegarás a llevarlos con naturalidad y por tanto con cierta elegancia en cualquier situación que te encuentres. ¡Desde Pura Cepa® Style, Salud para todos!

– See more at: http://www.puracepastyle.es/blog/sencillas-ideas-sobre-la-importancia-de-los-complementos-y-accesorios-al-vestir/#sthash.OOVRMiOi.dpuf

Origen del zapato de plataforma

Podríamos decir que la historia del calzado es casi coetánea a la aparición del hombre en la Tierra. Ya que es muy probable que nuestros antepasados prehistóricos, cuando comenzaron a utilizar pieles de animales para cubrirse, usaran también en los pies para protegerse del frio, del suelo helado y de cualquier otra precariedad.

De hecho, existen pinturas rupestres en cuevas de España y Francia, situadas en el periodo paleolítico, donde figuran referencias al calzado. Ahora bien, físicamente, el zapato más antiguo que tenemos en la actualidad son unas sandalias del Antiguo Egipto, confeccionadas de paja trenzada o en láminas de palmera.

Por otra parte, la lógica transformación que ha sufrido la humanidad, además de los distintos usos, costumbres y características de cada época, hacen que el concepto que pudiera tener el calzado antaño, sea muy diferente al actual.

Zapatos Chopines italianos del Renacimiento El caso de los zapatos con plataforma es uno de ellos. Lo que surgió en los años setenta como una nueva moda, y que abanderaban los hippies en un principio, pero que se extendió a muchos jóvenes de la población, es un claro ejemplo de las diferencias que pueden existir en los distintos periodos en la historia. Lo que para ellos era simplemente una nueva moda, para nuestros ancestros había tenido otros significados.

Las primeros calzados con plataforma

Parece ser que los primeros zapatos con plataforma se localizan en la Antigua Grecia y Roma. Estos Cotunos, como se les llamaba, servían para que los actores estuvieran más elevados en escena. De esta forma, conseguían que el público los pudiera distinguir con mucha más facilidad.

Pero los que realmente se les considera los predecesores de los zapatos con plataforma de los años setenta, son los Chapines. Zapatos de alta suela, normalmente de corcho, y que se sujetaba por encima del empeine.

Zapato Chopin del Renacimiento

Los primeros Chapines se les localiza en Asia e Italia, entre otros lugares, importándose finalmente a Francia y España donde se popularizaron y tomaron auge, sobre todo los famosos Chapines de Valencia, una ciudad de la costa mediterránea española, que en el año 1300 ya había formado un gremio de chapineros importante, numeroso y que contaba con abundantes fondos.

Llegó hasta tal punto el auge de los chapines valencianos, que en el siglo XIV, esta ciudad, Valencia, se convirtió en uno de los primeros ramos de exportación del mundo.

Zapatos con plataforma: calzado de prostitutas en la antigüedad

Algunos gobiernos de la Europa del siglo XV los destinaron para las prostitutas, ya que se entendía que contribuían a la esterilidad y perdición espiritual. Los legisladores de la época decían que este tipo de zapato era condenable porque: “Mujeres embarazadas, incapaces de sostenerse cuando caminan por la calle con zapatos tan altos, cayeron y recibieron tanto daño que abortaron, en perdición de un cuerpo y un alma”.

Y es que en la Venecia antigua, se usaban estos Chapines, que tenían como característica sus exageradas plataformas, hasta el extremo, que podían alcanzar los cincuenta y dos centímetros de altura.

Por tanto, se popularizó entre las prostitutas su uso, que además les servía este tipo de zapatos con grandes plataformas, para hacerlas más visibles.

Diseños de zapatos actuales y su relación con la antigüedad

Un claro ejemplo de zapatos con diseño y tacón exageradamente extravagante, son los modelos de la cantante Lady Gaga, cuyos orígenes, en muchos de ellos, los encontramos en la antigüedad, precisamente en los mencionados Chapines.

Zapato extravagante en la actualidad

Concretamente uno de sus diseñadores favoritos, el joven japonés Noritaka Tatehana, se inspira en la mayoría de los modelos que realiza para la cantante, en los Chapines de los siglos XIV, XV y XVI.

Zapato actual (Nichi Seijo)

En cualquier caso, parece ser que los motivos que motivaban su uso por nuestros ancestros no son exactamente los mismos que los nuestros actualmente. No obstante, si se analiza cada uno de ellos, se podría encontrar algún tipo de similitud en algunas de las situaciones descritas.

Que ropa usar para lucir una figura delgada.

Mucha gente es consciente de su peso y muchas incluso podrían sentirse inseguras por la forma en que se ven. Sin embargo, con algunos trucos de moda, podrás tener una figura un poco más esbelta. En general, debes buscar ropa y accesorios que te den una forma vertical en lugar de horizontal. Esto reducirá la anchura que los demás ven en ti, haciendo que tu cuerpo parezca más delgado en el proceso.

 

Parte 1 de 3: Crear una buena base

  1. Usa ropa interior que se ajuste bien. Esto es importante a la hora de elegir un sostén. El sostén adecuado te ayudará a moldear tu silueta al mantener tu pecho y tu cintura definida. Evita los estilos que te aplanen por completo o los que hagan que tu busto cuelgue.
  2. Evita la ropa interior que no te dé un buen soporte. Los bikinis delgados y las tangas cubren lo mínimo. Trata de usar shorts, bóxeres y otros estilos que puedan ayudarte a levantar el trasero, tu estómago y tus muslos. Estos cortes crean una apariencia delgada y más ajustada.
     
  3. Trata de usar ropa interior que estilice tu cuerpo. Si necesitas un poco de ayuda para darle forma a tu cuerpo y evitar que se note mucho el exceso de peso, intenta usar una faja. Estas piezas ajustan tu estómago, evitando que algunas áreas sobresalgan. Quizás esta opción te parezca un poco excesiva para usarla todos los días, pero puedes ponértela en ocasiones especiales.
     
  4. Considera usar medias de nailon estilo faja la próxima vez que uses una falda o vestido. Estas medias poseen una capa gruesa en la parte superior diseñada para ajustar tu estómago y mantenerlo en su lugar. Esto te dará una apariencia más lisa y hará que tu vestido se vea mejor.
     
     
 

 

Parte 2 de 3: Crear atuendos estructurados

  1. Compra la talla adecuada. La ropa que te queda muy apretada mostrará cualquier exceso que tengas en tu cuerpo y la ropa demasiado holgada te hará ver más grande de lo que en verdad eres. Solamente la ropa que te quede te hará ver bien.
     
  2. Evita la ropa pesada. Las telas rígidas que te dan una apariencia de “caja” usualmente hacen que las personas se vean más pesadas de lo que son. Estas telas son difíciles de manejar, especialmente en chaquetas y blusas.
     
  3. También evita la ropa muy ajustada. Los materiales demasiado ajustados, como el elastano, mostrarán cada imperfección de tu cuerpo. Si quieres lucir más delgada, debes alejar la atención del exceso de grasa, no mostrarla.
     
  4. Usa telas flojas que fluyan. Los materiales que caen suavemente en tu cuerpo son los mejores, ya que siguen la estructura de tu cuerpo sin pegarse a él.
     
  5. Ponte algunas prendas de color negro. El negro hace que te veas más delgada, especialmente en el caso de los pantalones, las faldas y los vestidos. Pero no lo uses en exceso, ya que puede darte una apariencia depresiva. Debes combinarlo con otros colores.
     
  6. Agrega mezclilla deslavada oscura y otros colores vistosos a tu estilo. La mayoría de los colores oscuros tienen un efecto adelgazante similar al efecto del negro. Una buena manera de usar algo de color y hacer interesante tu guardarropa es incluir una variedad de colores vistosos, desde un color ciruela profundo a un color oliva profundo, azul marino y café chocolate.
     
  7. Busca colores atrevidos y estampados. Los estampados atrevidos pueden distraer las miradas y ocultar tu perfil, haciendo que la persona que te observa note la ropa en lugar de tu tamaño. Elige estampados en colores intensos o profundos, ya que los que tienen colores claros atraen más la atención hacia tus imperfecciones y te hacen ver más grande.
     
  8. Trata de usar esquemas de colores monocromáticos. Los grandes bloques de color atraen las miradas de arriba hacia abajo en lugar de lado a lado. Como resultado, los ojos notarán más la altura que el ancho, haciéndote parecer más delgada y alta. Trata de usar vestidos con colores sólidos o una blusa de color azul intenso con unos jeans oscuros. El azul hace que una persona sienta menos apetito, el rojo la hace sentir más relajada y el amarillo muestra unos ojos relucientes.
     
  9. Usa cuellos en V además de otras líneas verticales, pues atraen la mirada de arriba hacia abajo, alargándote y estrechando tu torso. Evita los cuellos horizontales, como los cuellos redondos y los rectos, ya que estos hacen que tus hombros y busto se vean más grandes.
     
  10. Opta por detalles en vertical y evita los que están de forma horizontal.Opta por telas a rayas, pliegues y cremalleras verticales. Evita las rayas horizontales y las filas de adornos. Los detalles verticales atraen la mirada de arriba hacia abajo en lugar de lado a lado, lo que dará una ilusión de esbeltez.
     
  11. Equilibra tus piernas con unos pantalones acampanados. Los pantalones rectos y otros pantalones con forma cónica atraen la atención hacia tus caderas y los muslos, lo que te puede hacer ver más gruesa. En lugar de eso, busca pantalones de corte recto y con manga ancha. Estos estilos alejan las miradas creando un aspecto más esbelto.
     
  12. Busca unas faldas en línea A que lleguen a la altura de las rodillas. Las faldas en línea A son entalladas en la cadera y los muslos, pero anchas hacia la rodilla, creando así un estilo equilibrado que evita que tus piernas se vean gruesas. Las faldas a la altura de la rodilla son alegadoras para todo tipo de cuerpo, pero algunos estilos que llegan a la mitad de la pierna también pueden funcionar, dependiendo de tu altura.
     
  13. Esconde las áreas problemáticas. Por ejemplo, si tienes exceso de peso en tu estómago, busca túnicas y blusas envolventes que escondan esa zona sin llamar mucho la atención. Busca ropa que esconda disimuladamente tus áreas problemáticas sin agregar mucha tela.
     
  14. Evita colocar detalles en las áreas problemáticas. Si tienes exceso de peso en tus muslos, busca pantalones con pocos bolsillos y sin adornos en la cadera. Los detalles son llamativos y cualquier parte de tu cuerpo cubierto con ellos será más notoria y se verá más amplia.
     
  15. Acentúa tus características positivas. Si tienes piernas firmes, enséñalas al usar faldas un poco cortas. Si tienes una cintura bien definida, busca prendas con detalles en la cintura o un cinturón para llamar la atención hacia esa parte de tu cuerpo. Al atraer la atención hacia las partes más delgadas de tu cuerpo, crearás una ilusión de esbeltez general.
 

Parte 3 de 3: Agregar los detalles correctos

  1. Ponte zapatos de tacón o plataformas. Los tacones hacen que tu pierna se vea más larga y delgada, lo que te ayudará a crear un look más delgado en general. Si tienes un pie ancho, puedes usar plataforma sin hacer que tu pie se vea muy fornido o sin proporción.
     
  2. Evita las sandalias de tirantes y los tacones demasiado pequeños. Si tienes un pie ancho, las sandalias de tirantes acentuarán la anchura de tu pie. De la misma manera, los pies grandes se verán más grandes con tacones demasiado bajos. Usa modelos cerrados que tengan una buena altura de tacón para adelgazar tu pie.
     
  3. También evita los zapatos con cintas en los tobillos. Las cintas en los tobillos colocan una línea horizontal encima del pie, lo que corta tu pierna y la hace ver más corta. Una pierna corta te hace ver robusta y reduce la ilusión de esbeltez general.
     
  4. Llama la atención hacia tu rostro con el maquillaje apropiado. Un toque de sombras o un lápiz labial bonito podrá mantener las miradas fijas en tu rostro y no en tu cuerpo. Nunca uses demasiado maquillaje. Agrega un poco de color a tus rasgos, ya sea a tus ojos o a tus labios, pero mantén el resto de tu maquillaje natural.
     
  5. Hazte un buen peinado. Pregúntale a tu estilista qué estilos alargan tu cuello y tu cara. En general, los cortes bob anchos le agregan anchura a tu rostro, pero los estilos con capas dirigen las miradas de arriba hacia abajo, en lugar de hacia los lados.
     
  6. Agrega accesorios con audacia. Usa collares coloridos y audaces, así como bufandas que caigan hacia el frente. Usa joyas que creen una apariencia vertical y evita los accesorios horizontales como gargantillas, que harán que tu cuello se vea más grueso.
     
  7. Utiliza un cinturón o una faja. Si bien crea una línea horizontal en tu cuerpo, un cinturón de moda atado a tu cintura puede enfatizar la estrechez de tu cintura y crear una silueta halagadora. Usa un cinturón pequeño sobre uno grueso para crear esta silueta sin llamar mucho la atención hacia el ancho de tu figura.
     
    Consejos
  • Haz lo que tengas que hacer para sentirte bien con tu peso. Puedes hacer ejercicio y dieta, pero evita las dietas poco saludables u otros comportamientos obsesivos que puedan provocarte un trastorno alimenticio. Un poco de ejercicio puede ayudarte a bajar de peso, liberar estrés y a sentirte mayor confianza.
  • Asegúrate de usar un buen sostén.
  • Evita usar ropa holgada que no te dé forma ni tampoco uses una demasiado apretada.
  • Usa una blusa suelta y un pantalón o falda apretada, o viceversa.
  • Usar ropa demasiado holgada no siempre es atractivo. Ponte un pantalón que te quede bien, como unos leggings o unos jeans de tu talla, pero asegúrate de que el pantalón que elijas te quede por encima de la pelvis con la finalidad de obtener un look más esbelto. Emparéjalo con una blusa linda de tiras o con una que te quede ajustada en la zona del busto y suelta en la parte de abajo. Ambas deben tener mangas largas o a la mitad del brazo para cubrir las imperfecciones tales como las estrías. Si tu espalda no es muy plana, la blusa que elijas no debe ser demasiado ajustada en esa zona, pero debe pegarse a tu estómago y darle forma a tus curvas naturales.
  • No compres jeans ajustados. Es mejor optar por unos más sueltos.
  • Siempre pruébate la ropa antes de comprarla. Una prenda puede ser de tu talla pero eso no significa que te quede bien.
  • Trabaja en tu postura. Párate recta, mete el estómago y mantén los hombros hacia atrás. Tener una buena postura hará que tengas una apariencia más esbelta y te veas más alta, pero permanecer encorvada te hará ver robusta y anticuada.
  • Usa colores más oscuros como el negro porque te harán ver más delgada. Evita los colores claros como el celeste o el beige porque acentuarán tu tamaño.
  • Usa prendas ajustadas. 

Cosas que necesitarás

  • Ropa interior que te dé el soporte necesario
  • Blusas
  • Pantalones o faldas
  • Tacones
  • Cinturones
  • Joyería
  • Maquillaje

Tips de moda para mujeres gorditas

Tips de moda para mujeres con curvas. Aprende qué prendas favorecen tu cuerpo y cómo sacarte provecho

Lucir hermosa y sensual es cuestión de autoestima y de conocer qué prendas favorecen mejor tu cuerpo. Pepe Zaga, autor del libro Un seductor a la medida, comparte estos consejos para mujeres llenitas. Lo importante es que uses lo que uses, te sientas bien desde tu interior. La seguridad es la prenda más sexy.

Blusas

1. La manga larga esconde los defectos y permite que luzcas siempre una silueta proporcionada al no aumentar el tamaño de los hombros.

2. Usa blusas con escote en V. Escoge colores claros que resalten tu torso y brazos.

3. Busca blusas con costuras verticales de diferente color a la tela para que definan tu silueta.

4. Opta por blusas con pequeños detalles para atraer la mirada a tu pecho.

5. Las mangas tres cuartos disimulan tus hombros y sólo dejan ver la parte más delgada.

6. Las blusas delgadas te hacen ver más ancha pero te ayudan a disimular las llantitas.

7. Si tienes bastante busto, evita los cuellos redondos y de tortuga porque te hacen ver más pesada.

Pantalones

8. Los jeans de color oscuro de corte recto son lo idóneos para disimular la amplitud de tu cadera.

9. Al contrario de lo que podrías imaginar, es recomendable que elijas grandes bolsillos traseros, ya que los pequeños hacen que tus glúteos se vean de mayor tamaño.

10. Los jeans a la cadera no son una opción. Observa cuánto puede crecer tu cadera.

11. Tampoco escojas pantalones acampanados que te hacen ver más pesada.

12. Cuidado con los jeans con marcas de desgaste a la altura de los muslos, pues aumentan el tamaño de tus piernas.

13. Evita los detalles en la cintura. Apuesta por la sencillez.

Accesorios

14. Combina tu atuendo con pequeños collares que destaquen tu cuello y desvíen las miradas de tu cadera.

15. Usa bolsas de mano pequeñas que no sean estorbosas ni más grandes que tu torso.

16. No ocultes tu cuello y busto bajo mascadas o gargantillas que te hacen ver robusta.